Presupuestos, malos tiempos para la lírica

Los presupuestos, a parte de ser un instrumento básico para la acción de gobierno, deberían ser un instrumento para impulsar el cambio.

Así por ejemplo un proceso ideal de construcción presupuestaria partiría desde la base -fijar proyectos y prioridades – hasta llegar a la determinación de las partidas. Es el conocido como “presupuesto base cero”, que por cierto figura como una de las medidas de la Reforma de la Administración que el Gobierno está poniendo en marcha.

Se aborda un año más el debate presupuestario bajo el  modelo clásico de naturaleza lineal , favorecedor en tiempos de bonanza de la desidia y complacencia provocados por el continuismo incremental, y demoledor cuando en tiempos de escasez se enfrenta a continuos tijeretazos como atajo para recortar el déficit.

Lejos de ser un punto de inflexión los PGE14 no hacen sino ahondar en esta tendencia y obligarán a más de uno seguir abordando decisiones con la “soga al cuello” y  disponiendo de poco margen de error.

El tiempo y riesgo que, en general, demandan los procesos de innovación son hoy en día recursos de enorme valor a los que es difícil acceder.  Corren malos tiempos para esta lírica.

Sin comentarios | Leído 70 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *